Foto:Jonatan Oregon (Cathopic)
Foto:Jonatan Oregon (Cathopic)

Con el asesinato del sacerdote Juan Miguel Contreras, la tarde del 20 de abril, suman 23 los crímenes contra curas en los últimos seis años; además hay dos desaparecidos, así como varios ataques a templos católicos. Se trata del periodo más violento en la historia reciente de la Iglesia en México, según datos del Centro Católico Multimedial (CCM).

Desde 1990, 46 sacerdotes, un diácono, cuatro religiosos, nueve laicos y una periodista católica han sido ultimados; quizá lo más grave fue el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, ocurrido la tarde del 24 de mayo de 1993, en el aeropuerto de Guadalajara, Jalisco.

Éste es el texto del CCM:

2018, VIOLENCIA SIN FIN PARA EL SACERDOCIO MEXICANO

La unidad de investigación del Centro Católico Multimedial (CCM) publica el reporte parcial 2018 con la información actualizada de sacerdotes, religiosos y laicos que han perdido la vida en México.

PANORAMA DE HOMICIDIOS Y ATAQUES A SACERDOTES

Por Sergio Omar Sotelo Aguilar. SSP., director del CCM

México por noveno año consecutivo es primer lugar en crímenes de odio contra sacerdotes, religiosos y laicos de América Latina.

La unidad de investigación del Centro Católico Multimedial ofrece los siguientes datos, investigados recientemente: A partir de 1990 a 2018, la lista la encabeza: 1 cardenal, 46 sacerdotes, 1 diácono, 4 religiosos, 9 laicos y una periodista católica. Por lo que se registran 68 atentados contra miembros de la Iglesia Católica, de los cuales 62 son crímenes arteros.

Durante el actual sexenio del Lic. Enrique Peña Nieto (2012-2018) se han cometido 23 homicidios contra sacerdote, dos laicos y se tiene registro de dos presbíteros desaparecidos.

2018, violencia sin fin para el sacerdocio mexicano. Tres asesinatos, dos ataques con explosivos en la diócesis de Matamoros, uno en la Catedral de Matamoros y un segundo en el templo de Nuestra Señora del Refugio. No hubo víctimas que lamentar.

Cientos de amenazas y extorsiones a sacerdotes y obispos siguen siendo un triste panorama que indica que las cosas están lejos de mejorar.

Quienes atentan contra sacerdotes y religiosos buscan limitar las actividades del trabajo pastoral de la Iglesia en México, que tiene su acción en el campo sanitario, educativo así como en la acción asistencial —ayuda, refugio y consuelo—, a favor de los derechos humanos de migrantes que transitan por suelo mexicano.

Por lo anterior, los agentes de pastoral, en específico sacerdotes, son más vulnerables a diversos ataques como lo muestra la creciente ola de agresión, asesinatos y desapariciones acaecidos bajo la mirada indiferente de las autoridades a lo largo y ancho del país donde, en los últimos años, han proliferado la inseguridad y el crecimiento de los grupos del crimen organizado.

No podemos callar más, la sangre de miles de mexicanos se sigue derramando y clama justicia. Seguiremos haciendo un enérgico llamado a las autoridades del gobierno mexicano, de todos los niveles ya sean federales, estatales y municipales, a fin de que brinden las garantías al ejercicio del ministerio sacerdotal y al de todo ciudadano a vivir en paz, en especial, en muchas zonas de México, donde ha repuntado la violencia.

CRONOLOGÍA DE HOMICIDIOS CONTRA SACERDOTES EN MÉXICO, 2018

2012

1. P. Víctor Manuel Diosdado Ríos, diócesis de Apatzingán, su trabajo pastoral incomodó a varios criminales, lo que costó la vida el 7 de junio.

2013

2. P. José Flores Preciado fue asesinado el 5 de febrero en el templo de Cristo Rey, en Colima. Los delincuentes arribaron al lugar cerca de las 11:00 de la noche del martes para robarlo, pero se percataron que el sacerdote se encontraba en el lugar y estaba dormido, por lo que fue sometido y golpeado hasta la muerte. Perdió la vida en el hospital.

3. P. Ignacio Cortez Álvarez fue asesinado el 22 de julio. La Procuraduría General de Justicia de Baja California informó que el móvil fue el robo con violencia. El padre era responsable de la parroquia María Auxiliadora, en el municipio de Ensenada.

4 y 5. P. Hipólito Villalobos Lima, de 45 años, y el vicario P. Nicolás De la Cruz Martínez, de 31 años fueron encontrados muertos en la Parroquia de San Cristóbal, en el municipio de Ixhuatlán de Madero, estado de Veracruz, el 29 de noviembre. La diócesis de Tuxpán dice que la zona es controlada por el cártel Jalisco Nueva Generación y los Zetas.

6. P. Joel Román Salazar, de la Diócesis de Ciudad Altamirano, Guerrero, muerte repentina al ser despeñado en su automóvil con premeditación, alevosía y ventaja. Falleció el 10 de diciembre de 2013.

2014

7. Misionero P. John Ssenyondo, de origen ugandés, trabajaba en la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Guerrero. Levantado y secuestrado en el poblado de Nejada, Guerrero, el 30 de abril de 2014, fue encontrado en una fosa común el 28 de octubre de 2014, en Cocula, Guerrero.

8. P. José Ascensión Acuña Osorio, de 37 años de edad, levantado y secuestrado el 21 de septiembre de 2014. Su cuerpo se encontró en el río Balsas, el 23 de septiembre, muy cerca del pueblo de Santa Cruz de Las Tinajas, en el municipio de San Miguel Totolapan (región de Tierra Caliente de Guerrero).

9. P. Rolando Martínez Lara, párroco del templo de Santa María de Guadalupe, Canalejas, Jilotepec, Estado de México. Fue blanco de robo a la parroquia, el crimen contra el sacerdote fue perpetrado en la madrugada del miércoles 19 de febrero de 2014.

10. P. Gregorio López Gorostieta. Encontrado el 25 de diciembre con el tiro de gracia. Al no morir de forma inmediata. Fue asfixiado luego de que personas armadas irrumpieron para llevárselo la madrugada del 22 de diciembre del Seminario Mayor de La Asunción, ubicado a las afuera de Ciudad Altamirano, en las faldas del cerro Chuperio.

2015

11. P. Francisco Javier Gutiérrez Díaz, de la Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo (CORC), fue encontrado con impactos de bala en la cabeza la noche de 9 de abril. Fue abandonado por sus agresores a la vera de un camino de terracería cercano a los poblados de Ojo de Agua de Ballesteros y San Nicolás de la Condesa, en el término municipal de Salvatierra, estado de Guanajuato.

12. P. Israel Garrido Omaña, de 44 años, perteneciente a la comunidad de San Antonio Abad, en Bosque del Lago. El 13 de noviembre recibió cinco balazos en el municipio de Cuautitlán Izcalli, Estado de México. Murió el 23 de diciembre, aún se desconoce el móvil de la agresión.

2016

13 y 14. P. Alejo Nabor Jiménez Juárez y P. José Alfredo Juárez de la Cruz. Secuestrados y asesinados entre el 18 y 19 de septiembre de 2016, los cuerpos de los dos sacerdotes presentaban signos de tortura, privados de la vida con arma de fuego.

15. P. José Alfredo López Guillén. Levantado violentamente de su parroquia el 19 de septiembre. Hallado muerto cinco días después en un paraje de la carretera Puruándiro-Zináparo, en Michoacán, se convirtió en el tercer sacerdote asesinado en el país en una semana.

2017

16. P. Felipe Altamirano Carrillo, sacerdote indígena de la prelatura del Nayar, Nayarit. Asesinado en marzo de 2017. Se cree, por algunos testimonios, que él y otras personas fueron objeto de un asalto; sin embargo, el sacerdote fue la única víctima mortal. La investigación sigue abierta.

17. P. Joaquín Hernández Sifuentes de la Diócesis de Saltillo. Asesinado en enero por dos sujetos que ya se encuentran bajo proceso. Aunque se dice que los hechos fueron provocados por supuestos abusos sexuales del sacerdote, las declaraciones de los presuntos responsables son contradictorias. El proceso penal continúa abierto.

18. P. Luis López Villa, 73 años, de la diócesis de Nezahualcóyotl, asesinado la noche del 5 de julio. Se tiene capturado al presunto responsable del crimen, quien habría cometido el homicidio para robar al sacerdote, aunque en el lugar de los hechos no hay elementos que deriven en la comisión del robo, pero sí de un brutal y artero asesinato.

19. P. José Miguel Machorro Alcalá, brutalmente atacado con arma blanca después de celebrar la misa en Catedral Metropolitana de Arquidiócesis Primada de México, el 15 de mayo. Murió al mediodía del 3 de agosto. El autor del crimen está preso, su proceso sigue abierto y se desconocen las causas que motivaron la agresión.

2018

20 y 21. P. Germaín Muñiz García y P. Iván Añorve Jiménez fueron acribillados y asesinados en la carretera Iguala-Taxco, la madrugada del 4 de febrero de 2018. En un primer momento la fiscalía de Guerreo mencionó que los sacerdotes tenían nexos con el crimen organizado y que ello podría ser el móvil del asesinato. A los pocos días, la misma fiscalía se desdijo. El gobernador del estado, Héctor Astudillo, después de un encuentro con el obispo de Chilpancingo, Salvador Rangel, aseguró que indagarían los homicidios. Hasta la fecha, no hay responsables de los hechos. El proceso sigue abierto.

22. P. Rubén Alcántara Díaz, de 50 años, quien fuera vicario judicial de la diócesis de Izcalli y rector de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en el municipio de Cuautitlán Izcalli, Estado de México, fue asesinado, con arma blanca al interior de su parroquia.

23. P. Juan Miguel Contreras, asesinado la tarde del 20 de abril. Se encontraba al interior de la iglesia de San Pío de Pietrelcina, en Guadalajara, Jalisco, cuando dos hombres ingresaron y acabaron con su vida. De acuerdo con la Fiscalía General del Estado de Jalisco, el cuerpo del sacerdote presentaba “varios impactos por arma de fuego”.

DESAPARECIDOS

El sacerdote Santiago Álvarez Figueroa, de la diócesis de Zamora, desapareció el 29 de diciembre de 2012; a la fecha no hay indicio alguno sobre su paradero. Lo mismo sucede con el padre Carlos Órnelas Puga, quien desapareció el 3 de noviembre de 2013, según información de un representante de la diócesis de Ciudad Victoria, capital de Tamaulipas.

ATAQUES

Ha habido dos ataques con explosivos en la diócesis de Matamoros, uno en la Catedral de Matamoros y otro contra el templo de Nuestra Señora del Refugio. No hay víctimas que lamentar.

(El informe no incluye el ataque a las oficinas de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), realizado en la madrugada del martes 25 de julio de 2017, cuando una bomba casera de las denominadas molotov explotó en la puerta principal del edificio ubicado en Calzada de los Misterios No. 26, colonia Tepeyac Insurgentes).

*Con información del Centro Católico Multimedial de México

Véase también:

Explosión en la CEM…, El blog de Fred L. Álvarez

El peligro de ser sacerdote en México, Revista Código Topo de Excélsior, 3 de octubre de 2016. Páginas 36-43

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here